Dirección de Julio Jaime Fischtel música de Ángel Padilla, dirección musical de Jaume Carreras

Esta hermosa, delicada y divertida pieza fue la última ópera de Mozart. Su argumento y sus rítmicas melodías, por siglos, han hecho la delicia de niños y mayores. En ella, el príncipe Tamino es perseguido por un dragón y en la lucha cae desvanecido, pero la repentina aparición de la reina de la Noche le salva. En agradecimiento Tamino se compromete a encontrar a la hija de la reina cuyo nombre es Pamina y que, según cuenta la reina, ha sido secuestrada por el terrible Sarastro. Papageno, el pajarero, se ve obligado a acompañarle.

Claro que él aprovechará el viaje y tratará de encontrar una Papagena que le acompañe por el resto de sus días. Tamino y Papageno se enfrentan al cruel Monostatos y sortean una serie de pruebas para poder acceder al templo de la sabiduría, la razón y la naturaleza.

Una producción de La Bicicleta que, con una adaptación moderna de la música del genial Mozart, ha preparado un montaje lleno de humor, aventuras y solidaridad entre los seres humanos.